Lucas Climbo
Hay días y días, días en los que te sientes pletórico y días en los que parece que nada encaja, hay días para reír y días para llorar, días que nunca podrás olvidar y días que nunca querrás recordar, aún así, lo único que existe es "AHORA". Cuando vives en ese momento temporal, ya todo da igual. "AHORA" es mi momento, la experiencia vivida junto a esta linda familia en las cumbres de Gran Canaria no fue más que una increíble sucesión de "ahoras". No sé si conseguiré expresar con palabras como me siento ahora, pero voy a intentar resumir como esa vivencia que fue única. Solo puedo empezar agradeciendo, agradeciendo por hacerme vibrar muy alto, hacerme mejor persona, llevarme a los límites más desconocidos de mí mismo, me sentí pletórico, reí, bailé, lloré y aprendí. Si lo miro con un poco de retrospectiva, parece que el tiempo no existió, que solo el ahora estuvo presente. Fue una de esas experiencias que baja del cielo para ponerte en tu lugar, ahí donde siempre has estado y de dónde nunca deberías moverte. Fue mi primer taller en grupo, si alguien me preguntase, le diría que solo se puede "experimentar", la retina de mis ojos me mostraba un mundo distinto, lleno de luz, los colores brillaban de otra manera, la magia de la naturaleza estaba latente en mi pecho, todo gracias a la increíble energía que emanaban nuestros maestros, ellos dos, fundidos en la unidad, un baile entre ella, encarnación divina de la Energía Femenina y al son de su voz, un hombre que encarna a Dios, gracias Hermi y Güi por mostrarme que de la DUALIDAD nace la UNIDAD. Personalmente fue un viaje único, un saludo al alma que me abrió el corazón, un pecho que durante muchos años he tenido cerrado y que Leticia me abrió, su mirada me llegó a lo más profundo de mi alma, que se manifestó en un llanto incontrolable abrazado a nuestro pino canario, gracias desde lo más profundo de mi corazón, era la vivencia que me tocaba vivir, era el momento de descongestionar mi interior y abrirme a la experiencia. Soy consciente de lo inconsciente que soy, de lo mucho que me queda por aprender. Y así de calentito me fui a casa, con el mensaje de tener que eliminar mi soberbia y mi orgullo. Pese a que en este mensaje hable de llanto, de aprendizaje, de sombras y de bloqueos, mi alma se siente en armonía y felicidad por saber que estoy en el camino de la luz, acompañado de los mejores maestros, que no son sino cada uno de ustedes, GRACIAS a todos POR HACERME VIBRAR EN LA NOTA MÁS ALTA.
¿Nos recomendarías a un conocido con problemas de ruptura?
Si
¿Nos recomendarías a una pareja con problemas?
Si
¿Te apuntarías a nuestros próximos talleres?
Si
¿Quieres que te avisemos de nuestros próximos talleres?
Si